“Irresponsable”

Deberías tener más cuidado con esa mirada. No sabes la de poetas que tienes en vela. Notte.

Advertisements

Horrible

Estás fea. Más que fea. Estás horrible. Perdona tanta sinceridad. No es una opinión. Está claro que es la verdad. Mírate. Que fea estás. Horrible con esa sonrisa que no es tuya. Te quedan fatal esos pendientes de sueños ajenos que te has colgado, y ese collar de espectativas de otros, que te rodea el... Continue Reading →

Ciudades

Ella se presentaba como Vaticano. No por religiosa, sino porque guardaba mil secretos. A mí me llamaban Roma, ciudad en ruinas. Aunque yo me consideraba más Atlantis. No pueden haber ruinas de lo que nunca fué. Ella siempre me sorprendía. A veces Estocolmo, otras Río. Pero lo entendía. Sabía que en el fondo era Nagasaki.... Continue Reading →

Rayadas de azotea IV

Depositado en este punto del cosmos. Indiferente ante todo lo que me rodea Con la cara que pasó de todo Y la mirada más vacía que la cartera los domingos. Al barco que aprendió a ser submarino no lo tumba cualquier olita. Me repito varias veces intentando autoconvencerme. Nada. Esta noche no hay alcohol. Demasiada... Continue Reading →

Luna de noviembre

En la habitación, una solitaria silla llena de ropa y un viejo edredón infantil arrollado sobre el colchón. En el baño, una oxidada maquinita de afeitar y una toalla en el suelo. En la cocina, una montaña de platos en la pileta. Sobre la mesa un trozo de pizza fría, un vaso grasiento y bolsas... Continue Reading →

Silencio

Silencio. Esta noche solo me pido eso. Tengo las manos sucias. No es momento de estar purgando heridas. Silencio. Intento concentrarme en los sabios que me hablan al oído. Boquilla, papel... El quinto cigarro. Tiro piedras a la vieja casa de enfrente. Tejas rotas. Ruido. ¡No! No te calles sabio. No te quedes en silencio.... Continue Reading →

Pájaro

Pájaro sin bandada Tú y tus alas vendadas Que vais dando bandazos Esquivando piedrazos Ave descolorida Tú y tu eterna huída Ya cesará la tormenta Sigue tu marcha lenta Pájaro sin bandada Tú y tus alas mojadas Ave descolorida Tú y tu eterna herida Pájaro sin bandada Ave descolorida Tú y tus alas vendadas Deja... Continue Reading →

Viejo amigo

Hace años que me conoces, años que acudo a ti en noches de frió. A veces simplemente te visito por probar suerte, con la esperanza de que alguna frase ingeniosa aparezca, por arte de magia. Otras, para confesarte lo inconfesable, para aliviar la presión que me oprime el tórax. Eres un gran amigo. Tú no... Continue Reading →

“Bienvenida”

No lo entendía. Las pocas que habían llegado hasta allí sudaban, estaban nerviosas, dubitativas... Y todas acababan huyendo sin mirar atrás. Pero tú no. Allí estabas. Y entrastes. Decidida. Sin miedo. Me miraste a los ojos. Me abrazastes. Yo: ¡Bienvenida cariño! Todo este caos es mío. Notte.

Blog at WordPress.com.

Up ↑